Roaming: consejos para ahorrar cuando viajas al extranjero

Seguro que ya tienes el roadmap de tus vacaciones de verano. Destino, traslados, alojamiento, excursiones, maleta… ¿pero tienes un plan para tus comunicaciones? Si viajas al extranjero y vas a utilizar el móvil, el primer término que debes conocer es roaming.

Roaming: qué es

El roaming es el sobrecoste que aplican las compañías telefónicas a las llamadas realizadas con tu móvil en el extranjero. Las empresas de telecomunicaciones tienen acuerdos con operadores de otros países para utilizar su red cuando sus clientes viajen.

Es fundamental que antes de viajar te informes de cuánto pagarás por utilizar tu smartphone desde el país de destino. Las compañías acostumbran a establecer estas tarifas en función de la zona geográfica. Sé precavido y evita sobresaltos. Hoy en día todas las compañías informan en sus páginas web de las tarifas que aplican cuando viajas al extranjero. Te será muy útil también echar un ojo a los consejos que ofrecen para poder llamar desde fuera de España. Recuerda que si no tienes claro el proceso antes de partir, en el lugar de destino puedes encontrarte con que no puedes realizar ni recibir llamadas en tu móvil.

 

Roaming: cómo activarlo

Lo primero que debes hacer una vez tienes claro que vas a viajar al extranjero es llamar a tu compañía y comprobar si tienes activado el servicio de roaming. Si no es así, lo harán en el momento. Algunos operadores permiten realizar este trámite directamente desde su web o desde su app. Lo habitual es que si tienes tarjeta prepago, el roaming ya esté activado por defecto.

Una vez que estés seguro de que podrás utilizar el smartphone, deberás también informarte de cómo actuar una vez cruces la frontera. Ten cuidado con las llamadas en terreno fronterizo, puede ser que aún estés en España y el móvil se haya conectado ya a una red extranjera si pierdes cobertura con tu operador. Para evitarlo, solo tienes que ir a “Ajustes” en tu móvil y desactivar la opción automática de conexión a una red.

Una vez en el país de destino, lo habitual es que el móvil se conecte directamente a una red extranjera para que puedas realizar llamadas. Si no es así, deberás buscar manualmente la red a la que conectarte. ¡No desesperes!, no es difícil. Pulsa en “Ajustes” en el menú de tu smartphone, busca la opción redes y selecciona el modo manual. Conéctate a una de las redes que aparecen y tendrás servicio. Ya podrás realizar llamadas, navegar por Internet y enviar y recibir SMS.

 

Tarifas especiales de roaming, ¿compensan?

Desde que el uso del smartphone se ha convertido en imprescindible en nuestro día a día, sobre todo si vamos de viaje, las compañías se han puesto las pilas a la hora de “conquistar” a los clientes viajeros. No son pocos los consumidores que consideran que las tarifas de roaming por defecto son abusivas, y eso que la Unión Europea ha fijado unos precios máximos en territorio comunitario. Para mejorar la atención a sus clientes, muchas compañías han establecido tarifas especiales para cuando se viaja al extranjero. No tienen que ser permanentes, el cliente contrata esa tarifa y disfruta de descuentos para hacer llamadas y navegar fuera de España.

Acostumbrados al disfrute de tarifas planas en casa, en las que no tenemos que preocuparnos de cuánto navegamos o llamamos; será difícil contenerse cuando vamos de viaje. Vivimos momentos que queremos compartir con las personas más cercanas, echamos de menos a los nuestros y necesitamos oír su voz. Es difícil desacostumbrarnos a estar permanentemente conectados. Si en tu día a día vives pegado al móvil, te compensará contratar una tarifa especial para viajes.

 

Tarjetas SIM

Una segunda opción para evitar el sobrecoste del roaming en tu factura telefónica es utilizar tarjetas SIM de prepago. Las puedes comprar en tu país de origen o en el de destino. Te proporcionan un saldo máximo que irás gastando a medida que la utilices. Muy útil si quieres tener claro cuánto has gastado mientras estás de viaje y controlar así tus “comunicaciones”.

 

Limitar el consumo de datos

La tercera de las posibilidades para que el roaming no derive en sustos es limitar el consumo de datos en el extranjero. Puedes realizarlo llamando a tu compañía o a través de los paneles de clientes. Lo habitual es que puedas fijar una cantidad a partir de la cual dejarías de tener servicio de datos fuera de España. Ideal si tienes wifi en el hotel y no necesitas estar conectado en todo momento.

 

Wifi, el gran aliado

La alternativa al roaming cuando viajamos es la conexión wifi. Lo mejor para nuestro bolsillo es combinar ambas. Limita al máximo la navegación por Internet, el uso de redes sociales o la consulta del email cuando no tengas conexión gratuita. Disfruta de lo que ves, vive la experiencia y ya lo contarás cuando hagas una parada para comer o de vuelta en el hotel. Hoy en día prima más en un local el logo de wifi que cualquier tenedor o estrella.

 

¿Y de vuelta a casa?

En el caso del servicio de roaming, tan importante es que te informes de cómo puedes utilizar tu móvil en el extranjero antes de viajar, como que sepas realizar los ajustes necesarios a la vuelta. Si una vez en el país de destino no has tenido que seleccionar manualmente la red extranjera para poder realizar llamadas, no te preocupes, a la vuelta tu teléfono funcionará con normalidad. Si en cambio has seleccionado la opción manual para acceder a la red, cuando regreses a España deberás fijarla de nuevo en automático para que el teléfono opere con tu compañía habitual.

Si eres de los precavidos que ha desactivado la itinerancia de datos para no incrementar tu gasto, recuerda  que tendrás que volver a activarla si quieres tener acceso a tu tarifa de datos.

Los consejos de este post te serán muy útiles si viajas a menudo. Aunque se había anunciado que al finalizar 2015 desaparecerían las tarifas de roaming en la Unión Europea, la presión de los países ha conseguido que se debata una moratoria hasta el verano de 2017. Una decisión que muchos ciudadanos no entienden. Si convivimos en un mercado único, con libre circulación de ciudadanos, cómo se entiende este sobrecoste por utilizar el móvil cuando cambiamos de país dentro de la UE.

Ya de vuelta a casa podrás entregarte de nuevo a las ventajas de una tarifa plana que aúne en una sola factura móvil, fijo e Internet. ¡Ya puedes compartir con libertad todas las fotos y vídeos de tu viaje con tus amigos. ¿Echarán ellos de menos tu roaming?

(Visitado 290 veces, 1 visitas hoy)

También te puede interesar

Dejar un commentario

Por favor introduce tu nombre. Por favor introduce un correo electrónico válido. Por favor agrega un comentario.

Pin It on Pinterest

Share This