Deja de mirar con recelo a tu router: la señal wifi es inofensiva para la salud

¿Has contado durante cuánto tiempo pasas al día expuesto a redes wifi? Ni tú mismo podrías contabilizarlo: controlas las de casa, las de los vecinos, pero en la calle desconoces si estás en el radio de acción de alguna red inalámbrica. En realidad, pese a las informaciones que han surgido en torno a sus posibles efectos sobre la salud, no existen estudios científicos que hayan podido demostrar efectos perjudiciales sobre nuestro organismo.

Una de las últimas investigaciones publicadas, de la Universidad de Manchester, concluye que las ondas de una red wifi no alteran el organismo. El estudio analizó la reacción de las proteínas del organismo cuando se exponen a las ondas de campos electromagnéticos como el de las redes inalámbricas o el generado por un móvil. La investigación no detectó reacciones adversas de esas proteínas, en especial las flavoproteínas, claves para el funcionamiento del sistema nervioso o la reparación del ADN.

Baja potencia de emisión de la wifi

La señal wifi de los puntos de acceso o las que usamos en nuestro hogar entran en el rango de radiofrecuencia y utilizan unos 0,1 watios de potencia, lo que minimiza cualquier posible impacto.

Aunque  muchos se preocupan de los efectos a largo plazo de la exposición a ondas electromagnéticas, de momento el único que se ha demostrado es el incremento de la temperatura corporal. Un aumento de 1ºC en caso de exposición muy intensa a campos de radiofrecuencia que sólo se dan en instalaciones industriales.  Los niveles de exposición a redes inalámbricas domésticas no refieren efectos sobre la temperatura corporal.

Para nuestra tranquilidad digital, hay que tener en cuenta que el cuerpo absorbe hasta cinco veces más la señal de radio y televisión, que la de la telefonía móvil; además, la exposición al campo electromagnético sólo se produce cuando se emiten datos y disminuye con la distancia al centro de emisión. Esto significa que sólo estás expuesto a las ondas cuando estamos navegando por la Red, descargando archivos o viendo vídeos.

Hipersensibilidad electromagnética

La Organización Mundial de la Salud ha concluido que no hay ninguna prueba científica convincente de los efectos de las señales wifi, aunque sí reconoce la “hipersensibilidad electromagnética” que manifiestan algunas personas ante las ondas de radiofrecuencia, deja constancia de que no se ha demostrado que los síntomas sean provocados por estas ondas.

Así que, no empieces a mirar con recelo a tu móvil y a intimidar a tu router wifi, la exposición a ondas de baja frecuencia es de momento “inofensiva”.

 

(Visitado 147 veces, 1 visitas hoy)

También te puede interesar

Dejar un commentario

Por favor introduce tu nombre. Por favor introduce un correo electrónico válido. Por favor agrega un comentario.

Pin It on Pinterest

Share This